En pro de los comunales en la ZAD: usos del territorio y territorio de los usos

[Català]

Actualmente se plantean muchas cuestiones sobre el devenir de las tierras de Notre-Dame-des-Landes, una vez que el proyecto de aeropuerto haya sido abandonado. Por una parte, hay posibilidades que están siendo exploradas por algún sector del movimiento, pero por lo general, reduciendo el tema principal a la del estatus jurídico futuro de las tierras y rebajando el asunto de los usos a un problema de propiedad. Por otra, muchos de los conflictos de uso en la zona debilitan al movimiento y lo disgregan, lo que a veces hace complicado habitar en la ZAD, ya sea por el uso de los prados y los campos o por el de las carreteras y los caminos.

Las dos problemáticas son indisociables, pues el futuro de estas tierras depende por completo de la capacidad de vivir hoy en común. Si no conseguimos, aquí y ahora, conciliar las diferentes prácticas y construir un espacio para decidir en común los usos de las tierras acaparadas por AGO/VINCI, nos encontraremos mañana en posición de debilidad, cuando los acaparadores y demás grandes propietarios quieran repartirse el pastel del terreno de la ZAD, o cuando el Estado relance este proyecto o cualquier otro…

¿Qué hacer para que hoy los múltiples usos, formas de vida y modos de lucha puedan cohabitar con serenidad en un mismo territorio y constituir una fuerza frente a los dirigentes?

¿Qué hacer para compartir un espacio y construir en él formas de organización colectivas sin necesidad de recurrir a la cámara de agricultura correspondiente, a la Comisión Departamental de Orientación Agrícola, o a expertos y especialistas en ordenación, a fin de decidir los usos presentes y futuros de estas tierras?

¿Qué hacer para que las personas que viven, habitan y cultivan la ZAD, y también todas las que participan en las luchas, puedan determinar juntas lo que quieren para estas tierras, y construir lo que será la arboleda de la ZAD el día de mañana, una vez que hayamos hecho naufragar el proyecto de aeropuerto?

¿Cómo hacer Comuna?

Construir Comunales quizás sea un paso en esa dirección. Por Comunales entendemos:

-Un territorio físico delimitado colectivamente y declarado bien común, es decir, propiedad colectiva del movimiento.

Un territorio destinado a los usos de las personas que viven en él, lo cultivan y lo defienden, habiten o no de manera contínua en la zona, que la recorren y se pasean por ella, yendo en bicicleta, cazando u observando a los tritones…

-Un territorio en el cual no actúa más soberanía que la del movimiento, reunido en asambleas.

-Un territorio que no pueda venderse, comprarse o alquilarse.

Por territorio entendemos los campos, los bosques, los prados, los setos, las granjas, las casas y las cabañas, así como las carreteras y los caminos. Va más allá de la simple cuestión de los usos agrícolas.

En la ZAD el perímetro de los Comunales sería el siguiente: delimitaría todas las tierras pertenecientes a AGO/VINCI excepto aquellas que los campesinos en lucha utilizan actualmente para vivir. Entre esas tierras se incluirían a su vez unas distribuidas y otras en zona de trabajo.

La puesta en común de una parte de las tierras de la ZAD no tiene por objetivo sustraer las tierras a los agricultores en lucha que se negaron a venderlas a AGO, participantes en las acciones y asambleas del movimiento, objeto de procesos de expropiación y amenazas de expulsión. Deseamos que puedan seguir usando sus tierras, trabajándolas en buenas condiciones; ese es uno de los objetivos del movimiento. También es una necesidad estratégica para quienes participan en el proceso de puesta en común de las tierras y se solidarizan con los nuevos instalados. Es un imperativo para poder “comunar” con todos los campesinos y los habitantes que rechazaron el proyecto y dieron con la puerta en las narices a AGO/VINCI.

Construir Comunales es dotarse a la vez de:

-una herramienta de lucha aquí y ahora con objeto de que el proyecto fracase, que contrarreste la redistribución de tierras hecha por AGO, que se compartan las tierras para alimentar esta y otras luchas produciendo en común, que surjan maneras de vivir juntos y espacios para resolver los conflictos de usos entre los habitantes.

-una herramienta para el futuro, es decir, para la reapropiación del territorio acaparado por AGO/VINCI y la autodeterminación de la arboleda de la ZAD; para construir desde hoy mismo la fuerza que permitirá, cuando el proyecto sea abandonado, que el territorio se modele según la voluntad de todos los que lo utilizan, a fin de que mañana la ZAD sea una Comuna en lugar de un aeropuerto.

Comunales en Notre-Dame-des-Landes, ¿para qué?

-Para defender las tierras contra cualquier proyecto de ordenación de la metrópolis (aeropuerto, enlaces viarios, urbanizaciones, ecobarrios, reserva natural, etc.).

-Para que los habitantes expulsables puedan quedarse y sigan viviendo en el territorio, se trate de personas con o sin derecho y titularidad de casas, masías, caravanas, etc.

-Para impedir que estas tierras sirvan para agrandar las explotaciones agrícolas existentes.

-Para reforzar y multiplicar las iniciativas agrícolas, fuera de lo estipulado, ilegales, no profesionales, que por el momento constituyen la única manera de cultivar las tierras acaparadas por AGO/VINCI.

-Para proyectar formas de uso común de tierras que permitan compartir parcelas pensando colectivamente en los ciclos de rotación.

La reserva territorial:


Los Comunales de Notre-Dame-des-Landes no son únicamente las tierras que estamos usando ahora, también son aquellas que reservamos para usos futuros a determinar colectivamente: la reserva territorial. En lo relativo a los usos agrícolas, implica elaborar modos de mantener colectivamente las parcelas que se destinan a un uso futuro (siega, molienda). Existen muchas maneras de marcar el territorio de la reserva territorial ocupado por el movimiento, por ejemplo, construyendo paredes o taludes, replantando setos, clavando postes, publicando planos, etc.

Los usos de las tierras de la reserva pueden ser muy variados:

-crear nuevas instalaciones para albergar a gente, legal o ilegal.

-reservar una parte de estas tierras para el porvenir de los colectivos que nazcan del movimiento de ocupación y quieran seguir viviendo y/o cultivando en ellas.

-cultivarlas por comités locales de los alrededores, interesados en la idea de sembrar en la zona.

-compensar a los agricultores en lucha, cuyas tierras queden afectadas por prospecciones, perforaciones, o que sufran las consecuencias de una nueva ocupación militar.

-crear cultivos de solidaridad (la cosecha se destinaría a grupos con los que nos solidarizamos más allá de la ZAD).

-instalar en la zona a gente que quiera dedicarse a la agricultur, cuando el proyecto sea abandonado, siendo prioritarios los proyectos colectivos y extensivos, no convencionales, que contribuyan a la alimentación de esta lucha y de otras, más que al sistema clásico de mercado.

La forma de los comunales: costumbre y asamblea de los comunes

Muchas prácticas llevadas a cabo por el movimiento contra el aeropuerto y su mundo tienden ya a la realización de una parte de estos objetivos. Por eso, en lugar de partir de un hipotético estatus futuro, desearíamos tomar como punto de partida las experiències nacidas de la lucha, para construir conjuntamente una costumbre. Para esto hemos de partir de los espacios de organización existentes, de las prácticas que ya están en marcha en el territorio. La asamblea de los comunes, que quisiéramos construir entre todos, con todos los elementos organizados del movimiento, no será un sitio centralizado donde todo se resuelva o se zanje en unas cuantas horas de discusión, sino un espacio en el que progresivamente se invente, siguiendo el ritmo de los conflictos, una manera de vivir juntos, a escala de toda la ZAD.

La interacción Sème ta ZAD, ADECA, COPAIN, asambleas del movimiento y Asamblea de los Comunales

La asamblea de los Comunales: es una asamblea extraordinaria del movimiento, que implica a todas sus partes. Hay una por estación, o sea, cuatro por año: en primavera, verano, otoño e invierno. La asamblea no es una estructura legal oficial. Sería más bien una estructura consuetudinaria, horizontal, cuyo objeto sería coordinar el uso de los bienes comunes hechos por diferentes grupos e individuos y discutir sobre los conflictos que surjan entre los usuarios.

La asamblea del movimiento (un martes cada quince días) podría tratar el problema de las carreteras y caminos comunes de la zona y permitir el debate colectivo sobre los conflictos cotidianos derivados del uso, puesto que es el único espacio regular, amplio y abierto de discusión que dispone el movimiento. También podrían organizarse comisiones para reflexionar y actuar en aspectos específicos de la vida común: problema de los residuos, de la madera, de las fosas, etc.

Sème ta ZA(siembra tu Zad, STZ) en tanto que asamblea abierta a proyectos agrícolas fuera de lo establecido en la zona, coordina informaciones, demandas y proyectos de instalación aparte. Es a ella a quien toca someter a la Asamblea de los Comunes una cartografía de los cultivos colectivos y de los proyectos agrícolas ilegales en la zona. El intento de la asamblea Sème ta ZAD de construir un espacio común para debatir la cuestión del territorio ha posibilitado un aumento de los cultivos y huertos colectivos y una mejor coordinación entre sí (cartografiar los terrenos disponibles y su estatus jurídico, compartir los conocimientos y el material, etc.), pero no ha logrado crear un espacio asambleario amplio donde el conjunto del movimiento pudiera debatir y decidir sobre los usos comunes del territorio. Esta es la finalidad de la asamblea de los Comunales.

COPAIN, como colectivo que agrupa a las organizaciones profesionales de agricultores, seguiría sosteniendo y acompañando los proyectos rurales no convencionales en la zona. COPAIN podría implicarse materialmente en el mantenimiento de las parcelas destinadas a eventuales instalaciones de gente en el futuro.

ADECA podría inventariar las necesidades compensatorias en caso de prospecciones, perforaciones, u ocupación militar. La ADECA también podría dar cuenta del progreso de la construcción de una “sociedad civil inmobiliaria” con la esperanza puesta en la compra de tierras exteriores a la ZAD con el fin de que escapen a la concentración y o la especulación. Seguirían con sus trabajos sobre el estatuto jurídico posible en un futuro y para compartir sus conclusiones con el resto. Finalmente la ADECA podría implicarse materialmente en el mantenimiento de parcelas para futuras instalaciones, o dividir la tierra en parcelas para la rotación, extendiendo así el territorio de los comunales.

Construir una asamblea de esta clase implicaría discusiones comunes entre Adeca, Copain y STZ, así como debates cada martes de asamblea, lo que podría desembocar en una primera asamblea amplia en la cual se definirían colectivamente el alcance y los principios de los Comunales. A partir de ahí, se podría organizar en verano una primera acción colectiva para levantar taludes en determinados comunales, acción que se prolongaría con una plantación colectiva en invierno.

La segunda asamblea, solemne y destituyente, podría celebrarse en un centro de poder territorial (CDOA, Cámara agrícola, sede de la SAFER) antes de los cultivos otoñales, y su gesto inaugural podría ser la expropiación salvaje de AGO/VINCI y la declaración de Comunes de una parte de las tierras de la ZAD, tanto las que ya usamos como las que deidamos usar en el futuro.

Todos somos ocupas sin derechos ni títulos de propiedad a los ojos del Estado, tanto si somos antiguos inquilinos, agricultores o personas que escogieron vivir aquí al margen de la ley con tal de impedir las obras del aeropuerto y ocupar las tierras afectadas. Habitar y cultivar aquí constituye pues, de hecho, una expropiación salvaje del Consejo General de AGO/VINCI. A nosotros nos corresponde, mediante la profundización de las prácticas extralegales de hoy, crear una forma de propiedad colectiva fundada en los usos comunes del territorio, por y para quienes lo habiten, cultiven o defiendan.

Para conseguir esto haría falta que el movimiento en su conjunto (ACIPA; ADECA, habitantes de la zona, STZ, naturalistas en lucha, COPAIN, etc.) imagine lo que podrían ser los Comunales.

30 de abril de 2014.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s