Carta de los habitantes de la ZAD a los habitantes de las aldeas próximas

Argelaga: La ofensiva del Estado francés y la multinacional AGO-Vinci contra los campesinos y ocupantes de la ZAD en Notre-Dame-Des-Landes dio un salto cualitativo el 13 de enero de 2016, al iniciarse el juicio contra ocho familias que rechazaron ser expropiadas a cambio de una indemnización. El día 9 tuvo lugar una gran manifestación en la circunvalación de Nantes, que reunió a veinte mil personas. Destacamos del conjunto de los documentos preparatorios la carta que reproducimos a continuación. El 25 de enero el Tribunal de Gran Instancia de Nantes sentenció la validez de las expulsiones, a las que otorgó un plazo límite de dos meses para hacerse efectivas, prescindiendo de sanciones financieras en función de la demora en el cumplimiento de la sentencia, haciendo pues caso omiso a las demandas de la multinacional Vinci en ese sentido. Se prepara una nueva manifestación para el 27 de febrero.

Las y los habitantes de la ZAD

Se saluda,
Os escribimos para hablar un poco de las razones que nos empujan a vivir en la ZAD, pero asimismo para sacar de nuevo a colación las tensiones que durante los últimos años se han venido produciendo entre los habitantes de la ZAD y los de las aldeas de los alrededores. La intención subyacente bajo el contenido mismo de la carta, es por encima de todo la de incitar a encuentros comunes a fin de superar los distanciamientos entre unos y otros.

En realidad ¿en qué consiste hoy la ZAD?

Somos hombres y mujeres que habitamos la ZAD. A lo largo de los últimos ocho años nos hemos ido instalando con la idea de participar codo con codo con los arrendatarios y campesinos en lucha en la defensa de dos mil hectáreas de campos, setos y bosque condenadas a ser hormigonadas desde hace cuarenta años. Además de resistir contra un proyecto destructivo de aeropuerto, experimentamos nuevos modos de vida. Queríamos hacernos cargo de forma solidaria y no mercantil de todos los aspectos de nuestra existencia: alimentación, energía, hábitat, organización colectiva, apoyo mutuo, cuidados, etc. Gracias a la ayuda de los campesinos del lugar durante estos últimos años cultivamos más de 220 hectáreas de tierras amenazadas por el proyecto, hoy en día dedicadas a la producción colectiva: patatas, cebollas, trigo, alforfón (trigo sarraceno), judías, hortalizas, etc. Empezamos a vivir en unos sesenta sitios distintos (granjas y casas salvadas de la demolición, hábitat autoconstruido) y nuestra vida cotidiana ha transcurrido entre numerosas actividades realizadas en diversos espacios colectivos: panadería, molienda, sala de espectáculos, talleres de costura, de mecánica, de bicicletas, foja, música y escritura, sala de deporte, obras de albañilería, huerto de plantas medicinales, conservas, etc. Existen también espacios y momentos organizativos: reunión de habitantes, asamblea agrícola Siembra Tu Zad, asamblea de movimientos en lucha, grupo de resolución de conflictos, etc. Vivimos juntos y nos ayudamos mutuamente a diario en la ZAD, nosotros y los campesinos y habitantes resistentes, además de hacerlo con la gente solidaria de la región o de cualquier otra parte.

¿Cuáles son las relaciones de vecindad?

En el transcurso de estos últimos años hemos entablado relaciones y hecho amistades sólidas con los habitantes de las aldeas cercanas. Sin embargo, no negamos que haya habido conflictos con determinados habitantes, a veces relacionados con asuntos delicados como la utilización de carreteras o la caza, pero otras relacionados con encuentros desafortunados y acciones que acarrearon daños. La ZAD es un espacio abierto con gente muy diferente y con numerosos debates acerca de la manera de vivir en el territorio. Es una experiencia que se va perfilando con el tiempo. Asumimos el hecho de vivir de forma particular y contamos con que esto no siempre sea comprendido y aceptado como debiera. También asumimos la lucha por preservar el territorio y nuestro modo de vida en él, lo que significa impedir constantemente que la policía y los constructores del aeropuerto vengan por aquí. A pesar de todo, se producen conflictos que no deseamos y se cometen actos que no son de nuestro agrado.

Así, sin cerrar los ojos ante hechos lamentables, invitamos a todos a desconfiar de los rumores y a tener en cuenta la capacidad de los medios de comunicación para exagerar sucesos locales que en cualquier otra parte tendrían una resonancia mínima. Existe un evidente interés entre los promotores del proyecto de aeropuerto y sus aliados en desacreditarnos, ya sea difundiendo en la prensa un retrato diabólico de los “zadistas”, o magnificando e inventando todo lo que pueda servir a sus fines. Intentan dividir a los habitantes de las aldeas y la ZAD, y eso a pesar del rechazo ampliamente compartido que despierta su proyecto en los aledaños de la zona destinada a aeropuerto. Evidentemente, su mayor objetivo consiste en invisibilizar las numerosas iniciativas constructivas y compartibles que se desprenden de la ZAD. Una vez dicho esto, también somos conscientes de que no siempre hemos sabido responder adecuadamente a los problemas varios surgidos en el pasado y nos sentimos afectados por ello. En cualquier caso nuestro objetivo no consiste en perjudicar a los habitantes de las aldeas próximas a la zona. Bien al contrario, queremos mantener relaciones duraderas y cordiales con todos ellos y ellas, pero eso todavía no se ha conseguido. Determinada gente no se priva de recordádnoslo presionándonos repetidamente.

Contrariamente a lo que afirma el Gobierno, estamos convencidos de que el aeropuerto no se construirá y esperamos seguir participando en el futuro en la conservación de los setos y en la vida del lugar junto con el resto del vecindario. Con esa idea y a fin de conocernos mejor, proponemos dejar aparte los prejuicios ocasionales y pasar buenos ratos juntos. También habrá que reaccionar con inteligencia por ambas partes en caso de tensión, y tener interlocutores. Os invitamos en los diferentes espacios de la ZAD a que visitéis los talleres, las obras y asimismo los centros de acogida e información regular (os facilitamos una lista de encuentros semanales).

Esperamos veros muy pronto. No dudéis en comunicarnos vuestras opiniones (por mail) ni en invitarnos por vuestra cuenta.

Postdata: La zona a defender no aspira a replegarse sobre sí misma. En el futuro puede que hayamos de bloquear puntualmente los accesos a ella para detener el avance de los trabajos pro aeropuerto e impedir expulsiones. Somos conscientes de los inconvenientes que la resistencia ocasiona y trataremos de reducirlos al máximo anunciando los bloqueos con antelación en la medida de lo posible. Pero con la excepción de los ejecutivos y promotores del proyecto de aeropuerto, nos gustaría que el territorio permaneciera abierto, a disposición de quienes deseen recorrerlo, y entregado a fructíferos intercambios.

Advertisements

One response to “Carta de los habitantes de la ZAD a los habitantes de las aldeas próximas

  1. Retroenllaç: CARTA DE LOS HABITANTES DE LA ZAD A LOS HABITANTES DE LAS ALDEAS PRÓXIMAS (Francia) | POR LA TIERRA Y CONTRA EL CAPITAL·

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s