Las minas de Casandra (Calcídica, Grecia)

Cambalache

En la región Calcídica, al nordeste de Grecia y muy cercana a la patria natal de Aristóteles (Estagira) se encuentra la región minera de Casandra, puerta natural en el camino hacia los monasterios del monte Athos. La Calcídica sería ocupada ya en tiempos de Filipo de Macedonia, gracias a cuyas riquezas mineras pudo financiar Alejandro Magno sus campañas. Hoy en día, en torno a la bahía de Strimonikos y al golfo de Ierissos encontramos las explotaciones de Stratoni, ciudad fundada en 1.890 gracias al auge minero, y las más modernas (y conflictivas) de Olympias y el bosque de Skouries.

En la Filosofía griega existe un término que resulta muy útil a la hora de definir la actitud de las empresas mineras contemporáneas. Se trata del hybris, el desprecio temerario hacia el espacio personal ajeno, que se une a la falta de control sobre los propios impulsos. Ese orgullo o confianza exagerada a la hora de ostentar un poder era castigado en la tragedia griega con la intervención divina, que volvía a equilibrar la balanza para que ningún hombre tomase más que aquello que por destino le correspondía. El término también pasó al Derecho, definiéndose como la violencia ebria de los poderosos hacia los débiles. Huérfanos hoy de dioses, son los moradores de las zonas afectadas por la explotación minera quienes han de luchar para equilibrar la balanza frente a poderosas multinacionales.

De las primeras reacciones vecinales contra TVX Gold Inc. a la Ley Marcial (1980-2003)

En los años 80 fracasóuna tentativa de establecer una mina de oro, cobre, plata, plomo y zinc en la Calcídica por parte de la compañía canadiense TVX Gold Inc. después de que científicos e instituciones advirtieran de lo que podría ser un desastre medioambiental sin precedentes que podría llegar a contaminar 317 km2 de suelo, mar, aire y agua. El fundador yConsejero-Delegado de TVX Gold, Ian Telfer, fue presidente de GoldCorp, empresa juzgada por las toneladas de vertidos y residuos realizados en Red Lake (Canadá), explotación que aún hoy sigue en activo.

En diciembre de 1995 la reacción de los vecinos ante la perspectiva de ver su tierra devastada por el cianuro no se hizo esperar: apelaron al Tribunal Supremo solicitando la supresión de las obras, montaron guardia en la zona 24 horas al día para vigilar las actividades de la mina en Olympias, sabotearon la maquinaria que iba apareciendo y fueron gaseados y desalojados repetidamente por efectivos de la policía y del ejército que acordonaban la zona. La rebelión se fue extendiendo por la zona, conminando por ejemplo a no participar en las elecciones de 1996. Pocos días después de las elecciones, la policía sorprendió a los activistas en su puesto de vigilancia y lo destrozaron, cambiando la estrategia represiva para instaurar el toque de queda después de las 9 de la noche, cortar todos los caminos y prohibir cualquier manifestación.

En diciembre de 1997 el anarquista Nikos Maziotis pone una bomba, que no llega a estallar, en el Ministerio de Industria y Desarrollo griego, en solidaridad con los habitantes de la bahía de Strimonikos. En su Apología frente al Juzgado de Instrucción1 habla de esta lucha y de como los habitantes de la zona se encontraban superados, “tuvieron enfrentamientos con la policía tres veces –el 17 de octubre de 1996, el 25 de julio del ´97 y el 9 de noviembre del ´98–, habían prendido fuego a coches de la policía y camionetas de los antidisturbios, habían quemado maquinaria perteneciente a TVX, habían copado las minas de Olympias y destruido parte de las instalaciones. Algunos de ellos también hicieron una especie de guerrilla. Por las noches salían con armas de fuego, disparando al aire para asustar a los policías. Y pensé: esta gente tan tranquila, ha ido más lejos que nosotros. Y llegó la represión, especialmente en el 97 cuando se impuso la ley marcial en la zona.”

Como recuerda Papageorgiou, uno de los miembros más activos de Hellenic Mining Watch2, durante el año y medio de ley marcial les estuvo prohibido salir en grupos de más de 3 personas, y se convirtió en práctica habitual que cada viernes los uniformados entrasen a las poblaciones de Ierissos, Megalia Panagia, Stratoni o Políguiros y se llevasen detenidos a vecinos, a los que hacían pasar el fin de semana en calabozos para posteriormente ser conducidos al juzgado. Casi todos los habitantes de la región pasaron en algún momento por esos calabozos, tal era la arbitrariedad con la que invadían sus núcleos urbanos

Seis años después, en octubre del 2002, el Tribunal Supremo admitía el recurso ciudadano y el 6 de diciembre ordena cerrar la mina; el 9 de diciembre, un accidente en las explotaciones de plomo y zinc de Stratoni provocó una fuga de residuos tóxicos al mar. El municipio de Estagira-Akanthos tuvo que prohibir la pesca en todo el golfo de Ierissos, alcanzando el agua una acidez increíble (ph=2, que vendría a ser equivalente a la acidez de nuestros jugos gástricos) y portando metales pesados. Cinco meses más tarde, la empresa explotadora (subsidiaria de TVX Gold) se declaró en quiebra, dejando en la calle a 472 trabajadores.

El Estado griego, cómplice de las compañías mineras (Hellas Gold – European Goldfields – El Dorado Gold Corp) (2003-2013)

En diciembre de 2003, el Gobierno griego se hizo con el control de las minas de la región de Casandra tras un acuerdo extrajudicial con TVX Gold, que dio por cerrado el proyecto tras las protestas de la población local que deslucían la candidatura olímpica de Atenas 2004.

El Estado la compró por 11 millones de euros y tres días después la vendió por la misma cifra a Hellas Gold, fundada pocos días antes, cediendo todos los derechos de explotación sin cobrar ningún tipo de tasa por la transferencia liberando a la nueva empresa de las sanciones que pudiesen derivarse de los desastres causados por TVX. Es debido a esto que la troika no quiso aceptar en su momento las minas de la Calcídica como garantía por sus préstamos, puesto que el Estado no obtenía ningún beneficio por ellas.

Poco después, el 95% de las acciones de la compañía fueron adquiridas por el grupo canadiense European Goldfields (EG), controlado por Goldman Sachs, restando la menor parte para la compañía griega Ellaktor (vía Aktor). Sus principales accionistas son Fidelity, Market Vectors y la famosa Vanguard, uno de los tres mayores inversores del planeta (que también era inversor en Boliden, la compañía responsable del desastre de Aznalcollar3). En una auditoría, el valor de mercado de la sociedad se estimaba entonces en unos 400 millones de euros. El grupo Qatar Holding intentó adquirir recientemente el 9% de las acciones de Hellas Gold por 175 millones,con lo que hay que suponer que el 100% vale ahora casi 2.000 millones.

La excusa para la operación fue la recolocación de los trabajadores, aunque en realidad esos 11 millones no fueron destinados a pagar nóminas, sino que se tuvo que firmar en el Parlamento griego un programa de recolocación por valor de 28 millones de €, consistente en pagarle 800€ al mes a los 472 mineros por no hacer nada hasta su jubilación.La compra de derechos mineros fue dispuesta con la ayuda de políticos griegos, algunos involucrados en escándalos de corrupción. Entre ellos estaban Christos Pachtas, ex Viceministro de Economía Nacional y George Papakonstantinou ex Ministro de Finanzas y Ministro de Medio Ambiente. El magnate griego de medios, George Bobolas, también tuvo un papel clave a través de su empresa constructora, Aktor, fundando Hellas Gold en 2003 con un capital inicial de tan solo 60.000 €.

En 2008 el Tribunal de la Competencia de la Unión Europea juzga esta transferencia, determinando que Hellas Gold no había pagado tasa alguna por ella, incurriendo en competencia desleal. Cuando se le pidió a Hellas Gold que devolviera 15.5 millones de euros al estado griego, Papakonstantinou, entonces Ministro de Medio Ambiente, recurrió a la Corte Europea, para que las entidades privadas involucradas no tuvieran que pagarlos.

En 2012 European Goldfields fue relevada por Eldorado Gold Corp. En marzo de ese mismo año el gobierno del “ecnócrata” Papadimos cedió 4.100 hectáreas de zona forestal en la misma región a Hellas Gold para empezar a extraer oro. Así, la empresa posee licencias mineras en un área de 317 km2 de Calcídica, con 3 instalaciones: la de Stratoni, en funcionamiento desde hace décadas, y las nuevas excavaciones de Olympias y el bosque de Skouries.En ellas hay grandes yacimientos de plomo, zinc, plata y, sobre todo, oro. Se estima una cantidad cercana a las 400.000 onzas (más de 100 t valoradas en 6 billones de $)4 de ese metal en el subsuelo de Skouries, así como unas 736.000 t de cobre, que valdrían otros 6 billones. En total, la empresa obtendría 12 billones por la explotación de Skouries, invirtiendo apenas 1,2 millones y sin dejar más beneficio a la población que unos pocos puestos de trabajo.

La amenaza sobre el bosque de Skouries

Hellas Gold y Eldorado Gold Corp. presentan un plan que levanta las mismas preocupaciones que antaño TVX: pretenden crear una cantera abierta en mitad del bosque de Skouries, en la montaña de Kakavos, que además es la principal fuente de agua fresca de toda la región. El bosque de Skouries es un bosque antiguo, de cuyos árboles la mayoría superan los 500 años, un reducto atemporal en una Europa que no deja de fagocitar sus recursos naturales. Es uno de los pocos que ha escapado a los incendios que asolan Grecia, incluidos los devastadores del 2007. En medio de bosques de robles, hayas perennes y tejos autóctonos (con cuyo veneno Artemisa empapaba sus flechas), se abrirá el socavón u “open-pit”, como han aprendido a llamarlo los vecinos. El bosque será destruido “en un 0.4%”, según los “informes” de Hellas Gold.

La apertura de la cantera generaría unas 3.000 t de polvo tóxico por hora, estando apenas a 2 kmel pueblo de Megalia Panagia. Bajo el enorme socavón u “open-pit”, de 700 metros de diámetro y 250 de profundidad, se abrirán luegolos túneles. Para que nos hagamos una idea, en 1.932 un túnel de 9 km de longitud añadido para contener dos obras mineras en la zona cortó una línea de una falla geológica que causó un terremoto en el área.

Según los ambientalistas, en esa zona podría haber arsénico (el oro se presenta en muchas ocasiones asociado a arsenopiritas, como ocurre en Corcoesto), que podría filtrarse a los acuíferos subterráneos y afectar al agua potable de los pueblos. También al aire: La técnica de ‘flash smelting”5que van a utilizar para excavar no es válida para tierra con arsénico“, insisten los ambientalistas. La empresa asegura más tarde que la explotación será sin cianuro, mediante una técnica en la que se explota el cobre y el oro aparece como subproducto, pero este método no ha sido aún probado en el mineral de Skouries, por lo que los ambientalistas siguen temiendo una posible utilización de cianuro, ya empleado en otras minas.

Las galerías estarían excavadas a 700 m de profundidad, poniendo la mina debajo del nivel del mar, por lo que incluso el agua que no esté contaminada con metales pesados y otros materiales tóxicos procedentes de la mina, sería seguramente contaminada por el agua del mar, que entraría en los acuíferos costeros. La instalación incluye una factoría de procesamiento mineral en la montaña, donde el oro será separado de otras sustancias, aparte de las consabidas balsas de residuos, ubicadas sobre antiguos manantiales, tras reconducir los ríos de la zona.

La oposición vecinal al proyecto de Hellas Gold

Los habitantes de la bahía de Strimonikos habían peleado fieramente hasta conseguir parar las actividades de la mina en 2002; consiguiéndolo justo cuando se produce el gran vertido tóxico en Stratoni. Sin embargo la agresividad de la nueva concesionaria, Hellas Gold, vuelve a poner en pie de guerra a los vecinos. En el 2009 se instala un puesto de vigilancia de la concesión en Megalia Panagia, y durante 3 años la empresa parece atenuar su actividad.

Buena parte del bosque de Skouries está vallado y restringido para marzo de 2012 y comienzan las obras, sin permiso. Hellas Gold trae a 400 mercenarios para proteger las instalaciones y queman el puesto de vigilancia en Megalia Panagia. La principal carretera de la zona tiene un punto de control y alambre de espino y cuando algún vecino quiere usar esta ruta, ha de presentar su documento de identidad y explicitar cual es el motivo de su visita y hacia donde se dirige.

El 10 de octubre de 2012 Hellenic Mining Watch advierte que el Ministerio de Medio Ambiente, presionado desde marzo por Hellas Gold, ordenó al Servicio Forestal de Arnea la tala de 327 hectáreas del bosque de Skouries yotras 86en una zona vecina para la construcción de depósitos de vertidos tóxicos. Las cooperativas madereras locales se niegan a participar en tal desaguisado y censuran las prácticas de la empresa.

El 21 de octubre de 2012 se realiza una gran manifestación en oposición al proyecto, con más de 3.000 asistentes y 500 vehículos que se suman a la caravana, que acaba siendo disuelta con gran virulencia por la policía. Cuatro días después miles de personas se acercan a Políguiros, donde iban a ser juzgadas los 14 detenidos varios días antes. Ningún canal televisivo cubriría la que fue una de las más masivas manifestaciones de la región.

En febrero de 2013, 40 encapuchados atacan las instalaciones de las minas de Skouries, destrozando maquinaria, contenedores y vehículos. Al día siguiente la policía detiene a 27 personas que después fueron puestas en libertad. Varios vecinos fueron sometidos incluso a un examen de ADN. Las acusaciones de terrorismo volaban en los medios con simpatías por Hellas Gold, experta en campañas de marketing en la prensa local. Los habitantes de la zona no se rinden y realizan una manifestación pacífica contra las minas en Megalia Panagia organizada por miles de habitantes del lugar, grupos y partidos que apoyan su lucha. La manifestación adoptó el formato de una conferencia de prensa abierta a todo el que estuviera interesado.

La policía detiene a 154 personas al tiempo que dirige un asalto a la aldea de Ierissos, un pueblo de 3.000 personas que está en el centro del movimiento de protesta (base del grupo de activistas SOS Calcídica). Las campanas de la iglesia frecuentemente repican para alertar a los lugareños de las detenciones o de la presencia policial, y en cada acceso se levantan barricadas para impedir la entrada a los uniformados. Pronto se solidarizan los habitantes de Megalia Panagia, con el resultado de numerosas personas gaseadas en su propia casa. En marzo la gente vuelve a echarse la calle, convocando a más de 15 000 manifestantes en Tesalónica ante el estado de excepción. Mientras, el presidente y secretario general del sindicato de los trabajadores en Hellas Gold celebra reuniones con miembros del partido fascista Amanecer Dorado para conseguir su apoyo en la explotación minera.

El 29 de abril se publica una carta abierta de las mujeres de la Calcídica6 tras las detenciones arbitrarias de dos activistas que permanecen presos sin imputaciones. Apenas unos días después, el 12 de mayo, coincidiendo con el día de la madre en Grecia, numerosas mujeres se manifestaron en las montañas de Kakavos, en defensa de sus tierras y el futuro de sus hijos. Dos de ellas fueron arrestadas y todas resultaron hostigadas por los antidisturbios.

La lucha no cesa, ni tampoco la presión contra los anti-mina, a los que diariamente se acusa de evitar que sus conciudadanos tengan un empleo en estos momentos de crisis. Para que nos hagamos una idea, aparte de los pocos años que duraría la explotación y los escasos puestos de trabajo estables que generaría para la zona, Hellas Gold se llevaría crudos no sólo los 12 billones en que se valora el precio del mineral existente, sino que ya ahora mismo se está embolsando varios millones de euros para la formación de desempleados a través del programa del Marco Estratégico Nacional de Referencia7. Con apenas dos meses de formación, la empresa adquiere el compromiso de “contratar” al 30% de los elegidos durante otros cuatro meses, a la par que se embolsa 4.240€ por cada desempleado que participa en este programa. La retribución que obtendrán los “aprendices” será de 330€/mes, sin derecho a seguridad social. La empresa, por su parte, puede amenazar con la pérdida de 1000 puestos de trabajo si la mina no se lleva a cabo. El mecanismo es perverso en momentos en los que la cifra de paro juvenil llega al 60% y el general se sitúa casi en el 27% (situación harto similar a la que vivimos en Asturias con la mina de Salave) pero resulta bastante fácil ver porqué estas multinacionales que enarbolan el empleo como mantra en realidad no contribuyen un ápice a la riqueza nacional, sino que más bien obtienen ventajas fiscales por expoliar un país en plena crisis, lo cual les permite arrojar dividendos -para sus inversores, claro- mientras envenenan la tierra y pagan salarios de hambre.

***

Desde que publicamos este capítulo sobre las luchas contra el extractivismo de nuevo cuño en la Calcídica en el libro “El oro de Salave: minería, luchas y resistencias” allá por el verano de 2013, se han recrudecido tanto las denuncias de los movimientos sociales como la escalada represiva del Estado griego hacia todos los que denuncien públicamente el impacto irreparable que estas instalaciones están teniendo y tendrán en la región.

En mayo la empresa empieza a deforestar el área de Karatzas, en el monte Kakavos, donde pretenden levantar (aún sin la licencia preceptiva de obras ni estudio de impacto ambiental) una de las dos instalaciones de almacenamiento que requiere la mina, y que viene a suponer una presa de 143 metros sustentada en tierra y roca estéril, en una zona donde los corrimientos de tierra son habituales y la sismicidad es elevada. Además, el río que fluye por Karatzas nutre comunidades y campos aguas abajo, con lo que un desbordamiento de materiales tóxicos en la presa supondría una amenaza para el suministro de aguas de la zona. En Asturias todavía recordamos lo que puede suponer que un helicóptero en labores de extinción de incendios reposte por error el agua de una de estas balsas de lodos y riegue varias hectáreas de bosque ardiendo con aguas ricas en cianuro8. Por desgracia, los accidentes, ocurren. Y si Hellas Gold está por medio parece que más.

Apenas unos meses después, vecinosde Ierissos comprueban que, aún sin haber empezado la instalación a estar en pleno funcionamiento, el río de Karatzas baja con espuma y de color ocre, casi del tono del óxido de hierro, con zonas amarillas y naranjas. En la zona se había realizado una prospección geotécnica muy recientemente9. Se suceden las movilizaciones y protestas en el entorno de la explotación, culminando una de ellas en un enfrentamiento con los antidisturbios (conocidos allí como MAT) y fuerzas policiales desplegadas en la zona en la que se acusa a 29 manifestantes de participar en los sucesos que culminarían con 4 agentes heridos por disparos de escopeta.

A principios de septiembre el alcalde del PASOK de la municipalidad de Aristótelis, Christos Patchas, recomendaba a los residentes que bebiesen agua embotellada ante los análisis que hablaban de dos veces el límite permitido de arsénico en el agua del pueblo de Neochoriou Halkidiki. Los vecinos llevaban semanas denunciando que el agua olía mal mientras la empresa minera realizaba sondeos (que podrían contaminar algún acuífero) a apenas 100 metros de la población. El alcalde, que en anteriores declaraciones había afirmado que la actividad minera convertiría a su ciudad en el “París del norte de Grecia”, prefirió desligar por completo la contaminación de la cercanía de los proyectos megamineros10.

El jueves 12 de septiembre, un camión contratado por la empresa minera sufrió un accidente provocado por un desplazamiento de su carga, condensado de arsenopirita11, en su tránsito desde las minas de Stratoni y Olympias a la zona industrial de Tesalónica, hasta los almacenes de Balkan Logistics. El vertido de su carga se producía apenas pocas horas después de que el Hellenic Mining Watch denunciase públicamente lo peligroso del transporte y almacenaje deficiente que empleaba la empresa minera al tratar productos considerados como tóxicos y peligrosos sin las medidas adecuadas de protección y seguridad para los trabajadores12.

Y en este caso se volvió a cumplir lo denunciado, pues el camión no poseía identificación alguna que permitiese saber que transportaba residuos de la actividad minera y los empleados encargados de recoger la carga ni siquiera tomaron precauciones especiales. Se incluyó en las denuncias la inexistencia de Estudios de Impacto Ambiental asociados a la explotación, con el mineral almacenado bajo una techumbre, a poca distancia de los trabajadores, tratando los residuos cual material inerte en lugar de tóxico y sin proporcionar guantes ni gafas ni protección respiratoria a quien lo manipula.

El trasiego de camiones desde la Calcídica también supone el transporte de partículas en la ruta hacia los almacenes de Tesalónica, sobre todo teniendo en cuenta que la empresa sólo afirma públicamente que los minerales extraídos sirven para la producción de dióxido de azufre y de ácido sulfúrico, ocultando el hecho de que también extrae oro y plata, que se procesa en China13. En diciembre se produce una nueva fuga tóxica en los contenedores de arsenopirita inadecuadamente tratados de la empresa, ésta vez, en el Pireo, en un barco cuyo destino era China14 y que fue inmovilizado por su capitán al percatarse de la fuga. Pocos días después la Asamblea Coordinadora en Solidaridad con la Lucha de los Habitantes del Noroeste de Calcídica realizó una concentración en el puerto del Pireo y repartió material informativo sobre la fuga y la lucha anti-minera.

Mientras todas estas denuncias se suceden, el Estado griego continua criminalizando a los que se oponen al proyecto minero. Primero, imputando a Yiannis y Dimitris, dos vecinos de la zona, por el sabotaje cometido en febrero de 2013 contra las instalaciones de la empresa minera, pese a tener ambos coartada, basándose sólo en el testimonio de un oficial de policía que “presume” que son culpables. Ambos acudieron a declarar sobre estos hechos y se encontraron arrestados a la espera de juicio, en prisión preventiva pese a ser miembros “integrados” y conocidos en la comunidad, con pequeños negocios (uno de ellos productor lácteo y el otro carpintero) y familia. Entre las “pruebas” de la acusación, el que uno de ellos tenía diez llamadas sin contestar en su móvil la noche de autos o un milagroso pelo encontrado a 700 metros de las instalaciones. A los pocos días se producen nuevos arrestos, Vasilis, un constructor de la zona con dos hijos y Giorgos, con una tienda y tres hijos15. Es difícil considerar a ninguno de ellos como en riesgo de fuga, reo de “peligrosidad social” u otras razones que justifiquen la prisión preventiva, más allá del aviso a los pequeños comerciantes de la zona opuestos a los proyectos de megaminería.

Las detenciones fueron acogidas en Ierissos con mucha tensión, pero lo más sorprendente vendría aún después. El gobierno decide acusar de pertenencia a “organización criminal” (los mismos cargos que se le han imputado al partido fascista Amanecer Dorado, aunque en este caso haya pasado totalmente desapercibido para la prensa internacional) a 27 sospechosos de haber apoyado o cometido el sabotaje, 23 de ellos de la zona de Ierissos, en la municipalidad de Aristotelis y otros 4 de Tesalónica. Todos ellos son citados a declarar ante la Fiscalía General dePolíguiros, acusados de “producción, suministro y posesión de armas y explosivos, lesiones corporales graves, daños excepcionales a la propiedad extranjera (de la corporación minera), alteración del orden público (con el agravante de ir con la cara cubierta)16…” Poco después se suman otros 55 vecinos de la zona a las imputaciones, por su presunta participación en enfrentamientos contra la policía en las manifestaciones de marzo en Ierissos y Megalia Panagia.

El sumario de la causa incluye las conversaciones telefónicas intervenidas a todos ellos, más de 210 vecinos, activistas contra la mina, periodistas, blogueros… En las escuchas transcritas se constata que todos ellos han tenido conversaciones sobre manifestaciones y protestas y que animaban a otros a unirse a la lucha, aunque en ningún momento se habla de hechos delictivos. Pero la perversión consiste en que da igual que no hayan cometido individualmente ningún hecho punible, puesto que la acusación de “organización criminal” por el artículo 187 del Código Penal convierte en delito el apoyo, pertenencia o incitación a participar en cualquier actividad contra la empresa minera. Y si todo el movimiento antimina puede ser escuchado, vigilado y criminalizado, también se convierten sus actividades en una conspiración criminal para destruir o suspender las actividades de la compañía minera, con lo que absolutamente todos los sucesos vinculados a las protestas pueden convertirse en imputaciones para el movimiento, con penas de 5 a 10 años de cárcel por pertenecer al grupo, autorización para intervenir teléfonos y cuentas bancarias y el riesgo de poder ser encarcelado en cualquier momento.

Tras el revuelo mediático con el asesinato del joven rapero Pavlo Fyssas y las postreras encarcelaciones de significados miembros de Amanecer Dorado bajo los mismos cargos de pertenencia a organización criminal (aunque en este caso no son vecinos en lucha precisamente: blanqueo de dinero, trata de mujeres, extorsión, varios homicidios en grado de tentativa y otros cuantos más en primer grado…), numerosos vecinos de la Calcídica se vieron inmersos en este montaje. Entre los acusados tenemos a una mujer embarazada que colaboraba con un blog contra la minería del oro17 o al propio activista del Hellenic Mining Watch,Papageorgiou, del que se entregan más de 200 páginas con conversaciones y entrevistas que realizó con 11 periódicos, agencias de noticias y sitios web , entre ellos Eleftherotypia , Reuters, la Agencia de Noticias de Atenas, Para Pontiki, Kathimerini, Antena, ERT3 , ERA Komotini , Radio y Kavala Studio A, de marzo a agosto de este año. La justificación para estas escuchas la encuentran en que esta lucha medioambiental “perjudica el interés nacional” (aunque ya hemos visto que en realidad el Estado griego saca bien poco de estas minas) y puede dañar la inversión extranjera y el turismo.

La Federación Panhelénica de Periodistas o el sindicato de periodistas de Macedonia-Tracia (ESIEMTH) consideran estas escuchas un atentado contra la libertad de prensa y la democracia, y la represión como vemos se ceba con aquellos más activos. Precisamente en octubre el Tribunal Europeo de Justicia falló a favor de un caso presentado por el Hellenic Mining Watch y Papageorgiou que convertía en ilegal la venta sin concurso público de la mina a la empresa canadiense por 15 millones de euros menos de lo que valía, lo que podría considerarse un subsidio, por lo que el Tribunal ha concedido 4 meses al Estado griego para recuperar esos 15 millones (y sus intereses, que subirían la cantidad a 21 millones). Todas estas violaciones de la intimidad y circos jurídicos para criminalizar a un movimiento vecinal han sido denunciadas por asociaciones contra los abusos de los Derechos Humanos, como puede ser Amnistía Internacional18.

A pesar de los niveles de represión judicial y policial, la solidaridad sigue sacando a los vecinos a la calle a protestar contra estas acusaciones. En Tesalónica más de 30.000 personas estuvieron presentes en un concierto en octubre en solidaridad con los imputados, retransmitido vía internet por trabajadores de la televisión pública griega ERT clausurada por el gobierno El 9 de noviembre se proclamó “Día Internacional de acción contra las minas de oro de Calcídica”, y numerosas marchas se sumaron a la iniciativa de los Comités de Lucha de Tesalónica y Calcídica, con manifestaciones solidarias en Atenas, Esparta, Tríkala, Nikosia, Patrás, Bucarest, Berlín o Amsterdam19

Durante todo lo que llevamos de 2014 se han multiplicado las luchas contra la privatización y destrucción de la naturaleza por toda Grecia: ya sea contra la privatización de la empresa de Agua y Saneamiento en Tesalónica, para lo que se organizó un referéndum popular20 que coincidía con las elecciones regionales y locales y que el gobierno ilegalizó a pocas horas de la votación; ya contra la destrucción de las armas químicas de Siria21 en el Mediterráneo con una gran manifestación en julio22; o contra el proyecto de ley23 que pretende eliminar las restricciones urbanísticas en zonas montañosas, bosques, islas o emplazamientos arqueológicos, recalificando zonas sensibles anteriormente protegidas de las posibles afectaciones ambientales al convertirlas en “Áreas de Desarrollo Turístico Integral”24 y permitiendo la instalación en las mismas de spas, agroindustria, tanques de almacenamiento de petróleo o campos de golf. Este proyecto de ley, que parece hecha a la medida de según qué consorcios, permite asimismo la privatización de las mejores playas griegas con licencias a 50 años de utilización exclusiva y la explotación turística de áreas integradas en la red europea NATURA de espacios protegidos.

A primeros de julio se convocan concentraciones de solidaridad con las 29 personas que estaban llamadas a declarar en Poligiros a raíz de los sucesos de mayo del 2013 en el área de Karatzas. El abogado de los acusados, C. Kiritsis, denunció la arbitrariedad de las acusaciones25, que incluían el identificar a los perpetradores de los disturbios a partir del material genético encontrado en un cigarrillo y una botella de agua aparecidos en la zona tras una manifestación de más de 700 personas. El archivo del caso incluía más de 3.000 páginas de transcripciones de conversaciones entre los residentes, esquemas de con qué amistades hablaban sobre las movilizaciones en sus pueblos, artículos en prensa escrita y blogs antimina, además de que ha supuesto la creación de un banco de material genético de más de 200 personas de la zona.

Como la acusación sólo contemplaba los sucesos de mayo, fabricaron exprofeso otras “pruebas” que podrían emplear para que fuese de aplicación el artículo 187 y poder aplicarles “organización criminal”, que requiere una “acción continua” en el propósito criminal. De esta manera en el dossier se pueden encontrar comentarios en un blog de una hipótetica “Iniciativa Ciudadana del Municipio de Aristóteles”, en los que se comentan hechos aparentemente delictivos como el incendio de una tienda, daños a vehículos, pintadas… Estos mensajes fueron usados en el juicio para intentar demostrar que se pretendía crear un clima de terror contra los empleados de la compañía minera y los residentes de la zona, pero una mirada más atenta a los colaboradores del sitio web de esta Iniciativa desvela que casi la totalidad de quienes allí publican mantienen o mantuvieron una relación contractual o son familiares directos de trabajadores de la mina26.

Afortunadamente, todos los acusados han quedado absueltos en los últimos días, aunque a cerca de 22 personas se les imponen medidas restrictivas, como órdenes de alejamiento de 4 km de la explotación minera o de sus trabajadores, la prohibición de salir del país o la obligación de ir a firmar a la Comisaría con regularidad. Otros 5 encausados quedan sin medidas restrictivas. En realidad la prohibición es ridícula, puesto que la mayoría son sencillamente vecinos de la zona, activos contra el envenenamiento de sus aguas y tierras. Papageorgiu, que fue acusado en este montaje de fundar y presidir tal entente criminal, tiene prohibida la salida del país y ha de firmar una vez al mes en comisaría.

Para este verano, del 22 al 31 de agosto, los comités de lucha de la Calcídica y Salónica tienen prevista una movilización en el entorno de Skouries a fin de impedir que se concluya la planta de enriquecimiento, que supondrá un escalón más en la destrucción de la zona, por lo que organizarán un camping con actividades, visitas a la zona (para aquellos que no tengan órdenes de alejamiento, claro), proyecciones, debates, charlas y talleres.

PARA MÁS INFORMACIÓN

Hellenic Mining Watch:
http://antigoldgr.wordpress.com/

Sos Calcídica:
http://soshalkidiki.wordpress.com/category/in-english/

Coordinadora Abierta de Tesalónica contra las minas:
http://nogoldthess.espivblogs.net/?lang=en

Comité de Solidaridad con los perseguidos en la lucha contra la minería:
http://solidaritynogold.espivblogs.net 

Textos traducidos al español:
http://verba-volant.info/es/category/ecologia/

Documental sobre el conflicto en Skouries a cargo de la Coordinadora de Tesalónica:
http://www.youtube.com/watch?v=TTZ6CFuOXS8&feature=share

Documental “Oro en tiempos de crisis: el tesoro de Casandra”, escrito y dirigido porYorgos Avgeropoulos:
http://www.smallplanet.gr/press/index.php?v=gp-pm-nXm6iZjdjhkJOVh7PUqJyblZSgmqxSV1SXmpzr

Vídeo sobre los disturbios de mayo de 2013 en el monte Kakavos:
https://www.youtube.com/watch?v=8ZkMG6NynjE

3 El desastre de Aznalcóllar (Huelva) en 1998 supuso el vertido incontrolado de sustancias tóxicas y metales pesados en más de 4.600 ha del entorno del Parque Nacional y Natural de Doñana. Todo comenzó con la rotura de la presa de contención de la balsa de decantación que daba servicio a la mina de pirita de Aznalcóllar, liberando al ecosistema unos vertidos de extrema acidez que llegaron a los ríos cercanos, como el Agrio y el Guadamar. En el 2004 una sentencia del Tribunal Supremo condenaba a la empresa al pago de 45 millones de euros en concepto de indemnización, aunque aún no los ha abonado por considerar que el desastre se debió “a factores externos”. Los 89 millones que fueron necesarios para reparar este desastre ecológico tampoco corrieron a cuenta de la empresa.

5 El flash-smelting es una técnica de fundición desarrollada en Finlandia para minerales que contienen sulfuros, como puede ser el cobre.

11 Consideremos que la arsenopirita puede contener hasta un 46% de arsénico añadido.

20 Conocido como “iniciativa 136”http://www.136.gr/info

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s